Todos tenemos algo que decir y el boom de las plataformas editoriales digitales abre la posibilidad de que resuenen nuevas voces, cada vez más fuerte. Sin embargo, hacer pública cualquier pieza de información, conlleva diversas responsabilidades técnicas, estéticas y éticas.

El impacto y alcance no pueden ser la justificación central para la creación de un contenido digital; en el contexto que estamos experimentando, se abre la responsabilidad de anclar nuestro mensaje en un interés que se pueda colectivizar, para comenzar a articular un ecosistema digital más digno, poblado por objetos valiosos y útiles.

En ese sentido, ideamos este taller, para comunicadoras emergentes que buscaban aprender a diseñar narrativas digitales con responsabilidad y de alta calidad. Impartido por Fernanda Garduño, nuestra directora editorial, se llevó a cabo durante noviembre de 2020. Participaron 5 comunicadoras mexicanas.